"Más respeto..." es una blogonovela de
200 capítulos que se publicó en Internet desde
septiembre de 2003 y hasta julio de 2004.

Prensa.
Más respeto, que soy tu madre

Desde 2004, la blogonovela "Más respeto, que soy tu madre" fue reseñada en la prensa de todo el mundo, primero en su versión original y más tarde en sus diversas adaptaciones. Aquí algunos recortes.

«Blogonovela, invento argentino»
(La Nación, Argentina, 2004)

Primero fue el dulce de leche. Le siguieron el tango, el colectivo y la birome. Ahora el ego argentino ya cuenta con una invención propia del Siglo XXI: la blogonovela.

«El ama de casa más leída de Internet»
(Telecinco, España, 2005)

Casciari pertenece a la generación de escritores que ahora andan por la treintena, que empezaron con una máquina de escribir. Como él dice, se trata siempre de contar historias.

«Un trofeo para el humor satírico»
(Deutsche Welle, Alemania, 2005)

El ganador del Concurso de weblogs de la Deutsche Welle (The BOBs) de este año, cuenta en entrevista con Deutsche Welle todo sobre su madre.

«El fenómeno Bertotti»
(Página 12, Argentina, 2006)

El fenómeno que ha generado la familia Bertotti, desde que irrumpió en Internet, en septiembre de 2003, no para de crecer.

«Una fábula sobre la Argentina»
(Le Monde, Francia, 2009)

Un peu de respect, j'suis ta mère, de Hernán Casciari: una fábula rabelesiana sobre la Argentina, diestramente escrita y muy divertida.

«Salvaje y divertido»
(Mediapart, Francia, 2009)

Impreso, este delirio familiar podría imponerse como el libro de cabecera de los turbulentos tiempos que se avecinan.

«Un clásico argentino»
(Clarín, Argentina, 2009)

Un texto divertido, reflexivo, ágil... Más respeto, que soy tu madre bien podría convertirse en un clásico argentino.

Prólogo

Esta última versión del blog sólo ha cambiado el diseño original (ahora soy minimalista) pero no ha perdido una sola coma de lo escrito en el inicio.

Ni lo redactado por Mirta, ni lo dicho por sus 'lectores prehistóricos', esos que vieron nacer el proyecto desde el primer día, los que presenciaron, en directo, el proceso de narración de la primera blognovela, incluso antes de que se la bautizara así...

[Seguir leyendo]

Epílogo

Ayer vinieron a casa unos tipos muy limpitos, muy perfumados, todos de traje, y me dieron un fangote de plata para que yo los deje hacer la película de mi libro. Cuando se fueron, salí corriendo para la pieza del Nacho, que estaba haciendo la siesta. Me acerqué despacito:

—Hay tiempo para todo, Ignacio —le susurré en la oreja, y le dejé el cheque del adelanto, para que se vaya a hacer el master...

[Seguir leyendo]